Mi infancia huele a verdolaga, a casas de bareque y barro... se siente el sabor del mar por dentro... se escucha con baladas de amor y trozos de parranda vallenata... mi vida es un pedacito del caribe.

Aunque no por mí

Se aceleraba y desaceleraba el corazón, lo juro
Se aceleraba con las canciones tristes
Se desaceleraba con las felices como espero estuvieras tú
... aunque no por mí, aunque no por

"prefiero sentir ya tu ausencia"
"poquito a poco llenaste mi ser"
no puedo escribir más
ninguna de las veintitantas de Rafael Orozco y del Binomio

Me mata pensar que esa frase,
tu tiempo, el mañana...
sea tan alegre y bonito...
aunque no por mí.

Pero me mataría más no saberte en felicidad
tranquilidad, en serenidad...
(esto lo escribí después de un brisón que me secó hasta el pecho)
...! Millón,

"I don't want to change you but... wherever you are know that I adore you"


Siento

Siento.

Me refugio en héroes cuando no puedo continuar.

... En mi familia campesina que día a día trabaja en oficinas y con privaciones por seguir saliendo adelante.

... En amigos que dejaron de llorar en público para embriagarse y fumarse las circunstancias. Que se ríen de la rabia de las injusticias que escriben aunque tengan el alma maniatadas.

... En la historia no contada y sus nombres, como la Palestina ocupada que se desgarra contra los más poderosos de este globo planetario.

... Como en la naturaleza que solo ve, que sólo escucha, y que a veces solloza porque su tiempo apresan.

Mis silencios se convierten en gritos a través de ellos. Los condenados sentimientos, frustraciones y lamentos, se anidan en el final del escudo, el filo de la flecha y la espada en los héroes que me enseñan resistir, consumen las ganas de llorar.