Mi infancia huele a verdolaga, a casas de bareque y barro... se siente el sabor del mar por dentro... se escucha con baladas de amor y trozos de parranda vallenata... mi vida es caribe.